imagen-verduras-1024x683-1650x800

Alimentos para obtener una piel hermosa y joven

En la publicación anterior, aprendiste términos básicos sobre Nutrición, así como la diferencia entre “alimentación” y “nutrición”. El día de hoy, te enseñaré algunos alimentos que puedes incluir en tu dieta para mejorar tu piel y retrasar los signos del envejecimiento.

Los hidratos de carbono desempeñan una función primordial en el aporte de energía, aporte de fibra dietética y gran porte de vitaminas y minerales, especialmente las frutas y verduras, cereales integrales como la avena y el amaranto, nos ayudarán al buen funcionamiento del aparato digestivo, entre otras funciones, para mantener en equilibrio a nuestro cuerpo y se vea reflejado a través de la piel.

Lípidos, juegan un papel importante en tu nutrición ya que están presentes en tus células como “ácidos grasos” y son indispensables para mantener la estructura y el funcionamiento normal de tu piel. Algunos ácidos grasos que puedes incluir en tu dieta son:  

  1. Aceites vegetales: linoleico, girasol, oliva.
  2. Alimentos ricos en omegas: pescado (salmón, atún, trucha), aguacate, frutos secos y semillas.

La ausencia de ácidos grasos en la piel puede acelerar el envejecimiento de nuestra piel y algunas alteraciones cutáneas como resequedad de la piel y dermatitis, entre otras; es por ello se deben incluir los lípidos en la dieta, siempre prefiriendo las grasas insaturadas en lugar de grasas saturadas.

Las proteínas aportan a tu piel elementos estructurales para la síntesis y reparación de tejidos.

  1. Proteínas de origen animal: carnes rojas, pescado, lácteos, aves (pollo y pavo).
  2. Proteínas de origen vegetal: Leguminosas como frijoles, lentejas, garbanzos, habas, etcétera.

La deficiencia de éstas puede tener afecciones directas en la piel, uñas y cabello.

Al incluir proteínas en tu dieta tu piel lucirá más saludable, con mayor firmeza y suavidad gracias a la producción de las proteínas como el colágeno y la elastina ayudando a prevenir o retardar el envejecimiento.

La vitamina D presente en el salmón, la atún, huevo, hígado y lácteos, ayudará al mantenimiento y fijación de calcio en tus huesos, siempre y cuando ésta se active con la exposición a los rayos UV.

Recuerda que la fijación de calcio gracias a la Vitamina D ayudará a prevenir algunas alteraciones como lo es la dermatitis, ayudará a la absorción de ácidos grasos los cuales ya vimos tienen muchos beneficios para la piel.

Además, incluye en tu dieta:

  1. Semillas: Nuez, almendras, semillas de girasol, cacahuate, etcétera.
  2. Aceites vegetales: Olivo, lino, girasol, cártamo, etcétera.
  3. Cereales integrales: Avena, amaranto, arroz, trigo, etcétera.
  4. Verduras de hojas verdes: Espinacas, acelgas, champiñones, etcétera.

La vitamina E te ayudará a disminuir los efectos de los radicales libres, retardando el envejecimiento ya que esta vitamina es un antioxidante natural. Podremos encontrar antioxidantes en frutos silvestres como las fresas, frambuesas, cerezas y moras, verduras y hortalizas (acelgas, espinacas, champiñones) semillas como almendras, nueces, girasol.

La vitamina A, presente en alimentos como la zanahoria, brócoli, espinacas, champiñones, ternera, pollo, atún, salmón y; en especial, en los carotenoides lo cuales tienen una alta afinidad con la piel por su potente acción antioxidante y preventiva de daño celular. Los pigmentos contenidos en éstos brindan a la piel un ligero color, dándole una apariencia saludable.

Las vitaminas del complejo B presentes en todos los alimentos de origen animal como las carnes rojas, pescados, aves y productos lácteos, mejoran el flujo sanguíneo permitiendo un mayor aporte de oxígeno en las capas externas de la piel, funcionan como antioxidantes, tienen la capacidad de retener agua evitando la deshidratación prematura de la piel, evitando así la aparición de surcos o arrugas en la piel.

La vitamina C y su relación con la piel es fundamental, ya que es indispensable para la formación de colágeno una de las principales proteínas que constituyen la piel, ejerce también un efecto antioxidante e interviene en la respuesta inmune. Puedes ingerirla a través de alimentos como piña, naranja, guayaba, kiwi y toronja.

 Algunos minerales como el zinc, selenio, calcio y cobre trabajan como antioxidantes, dan mantenimiento estructural en los tejidos, ayudando a la producción de elastina en la piel, trabajando en conjunto con algunas vitaminas. Al consumirlos tu piel estará más suave y tersa, gracias a la elastina que proporcionan estos nutrientes.

Por otro lado, existen algunos complementos alimenticios denominados nutricosmeticos que ayudan al cuidado personal y manteamiento de la juventud y belleza, se utilizan como complemento en la dieta favoreciendo el aspecto de la piel, cabello y uñas ya sea protegiéndolos o manteniéndolos en buen estado. Pero este será tema de otra “sesión de aprendizaje”.

Por último, podemos decir que los factores dietéticos sí pueden modular la función de la piel, interviniendo en su estructura, color y sus propiedades fisiológicas, contribuyendo así a la humectación y firmeza de la piel madura manteniéndola saludable.

¿Qué dices, cuándo empezarás a nutrir tu piel? Recuerda consultar siempre a un especialista ya que dependerá de tu propio organismo, la dieta que debas implementar. En Instituto EDUEM somos expertos en el cuidado de la piel y podemos capacitarte para que aprendas cómo hacerlo.

¿Te gustó?

Comparte

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Recibe tips de belleza y fechas para nuestros próximos eventos

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Pre-regístrate y aparta tu lugar

Abrir chat
1
Hola 👋,
¿En qué podemos ayudarte?